Si hay un déficit presupuestario, ¿cómo afecta a la balanza de pagos?

Un déficit presupuestario es un déficit que existe dentro de un país entre el gobierno y la población. Si el gobierno está gastando más dinero en nombre de la población de lo que está obteniendo de ellos en impuestos, esto resultará en un déficit presupuestario que el gobierno puede financiar al pedir prestado a los ahorradores dentro del país. Puede existir un déficit (o superávit) presupuestario independientemente de si hay algún déficit o superávit en la balanza de pagos. En la medida en que el gobierno represente a la población, un déficit presupuestario no significa que el país en su conjunto esté en déficit (y por lo tanto se endeuda con cualquier otro país)

Un déficit en la balanza de pagos implica que el país en su conjunto se endeude con otros países (o venda activos existentes a extranjeros).

Un país puede tener cualquier combinación de déficit o superávit presupuestario junto con cualquier combinación de déficit o superávit de balanza de pagos. Sin embargo, los países mal gobernados a menudo tienen “déficits gemelos”, ya que el exceso de demanda creado por el exceso del gasto público neto puede afectar el exceso de demanda neta de importación. Dondequiera que veamos déficits gemelos, a menudo podemos observar que el gobierno está financiando el déficit presupuestario con préstamos extranjeros.